LA MASTITIS EN EL GANADO LECHERO


M.V.Z. José Ruiz Arredondo.
Coordinador técnico. QUIMICA FARVET S.A. DE C.V.
La Piedad, Mich., México


La mastitis es el padecimiento más importante, frecuente y caro en las Unidades de Producción Animal (UPAS) de vacas lecheras, debido a sus graves consecuencias sobre las pérdidas económicas en cantidad y calidad de la leche producida. Su causa está directamente relacionada con aspectos de bienestar, salud e higiene y sanidad de las vacas, principalmente las altas productora de leche. (9)

La ubre es un gran cuerpo glandular, el cual sirve para la nutrición del becerro y consta de cuatro cuartos. Cada cuarto representa una unidad. Ello da como resultado que la enfermedad mastitis puede estar confinada a un cuarto, cada cuarto de la ubre consta del cuerpo glandular y el pezón. (10)

| Definición de mastitis

Mastitis (del griego mastos = glándula mamaria y del sufijo itis = inflamación). Se define con la inflamación de la glándula mamaria que generalmente se presenta como una respuesta a la invasión por microorganismos y se caracteriza por daños al epitelio glandular, seguido por una inflamación clínica o subclínica, pudiendo presentarse con cambios patológicos localizados o generalizados dependiendo de la magnitud del daño.(20)

Esta enfermedad, es reconocida comúnmente por signos clínicos, principalmente por los cambios en la ubre y leche. Los síntomas incluyen la disminución de leche, el aumento en el número de leucocitos, composición, apariencia de la leche, cuartos mamarios enrojecidos, tumefacción y fiebre.(16)

La mastitis bovina es una enfermedad infecto-contagiosa de la glándula mamaria, en la cual la inflamación se produce como respuesta a la invasión, a través del canal del pezón, de diferentes tipos de bacterias, micoplasmas, hongos, levaduras y hasta algunos virus. (14)

| Importancia económica

La mastitis se considera la enfermedad más costosa de la industria de la leche debido a dos principales factores:

1. La reducción en la producción asociada a la mastitis subclínica que representa el 70% de las pérdidas.

2. Los costos de tratamiento, desecho y productividad reducida asociada con la mastitis clínica que representa el otro 30%.

La mastitis es la enfermedad de producción más prevalente en los establos lecheros a nivel mundial. Las pérdidas en producción de leche causadas por mastitis alcanzan los 375 lt por caso clínico; es decir, alrededor del 5% del nivel de lactancia.

La mastitis ha sido una de las enfermedades más costosas en el ganado lechero, costos que por lo general no son reconocidos; sin embargo, son reales y afectan las ganancias netas del productor.

La mastitis se presenta en todos los mamíferos, con mayor importancia en las explotaciones bovinas, por las grandes pérdidas económicas que genera, se caracteriza por un incremento en el número de células somáticas de la leche y por la destrucción del tejido glandular mamario, provocando descenso brusco en la producción de leche. (7)

En un estudio realizado en una hato del Altiplano de México con 500 animales en ordeño, se determinó el costo anual de mastitis clínica fue de $ 244, 797, que equivalen a la producción por lactancia (305 días) de 43 vacas con 6,000 kg., cada una.

Se reporta en México una frecuencia de mastitis por coliformes del 14%, lo que representa en esos animales una considerable disminución de la producción de leche, frecuentemente pérdida glandular y no es raro la muerte de la vaca.(18)

Trabajos en ganado de doble propósito en la región del trópico húmedo de México, se encontraron perdidas por mastitis subclínica que variaron de 2.8 a 42% para reacciones a traza y tres respectivamente. (4)

La mastitis ha generado considerables pérdidas económicas, tan solo en Sonora resultó un costo promedio mensual, de cada animal con mastitis fue de $185.40; en total la mastitis tuvo un costo de $30,966.34 anual. (19)

Mientras que en la zona centro de Yucatán indica pérdida en un periodo de seis meses, de $129, 600 por concepto de la disminución en la producción; $11, 250 por el desecho de animales, leche, $750 y $313 por concepto de mano de obra extra.(22)

| Riesgo a la salud publica

El otro aspecto de importancia creciente en los países de lechería desarrollada, es la posibilidad de problemas de salud humana debidos a intoxicaciones alimentarias producidas por presencia de bacterias patógenas o sus toxinas. Entre las bacterias que pueden tener como origen los establecimientos lecheros, y que pueden ser causantes de mastitis, destacan algunas cepas de Escherichia coli productoras de vero toxina (en especial la cepa 0157:H7) así como cepas de Staphylococcus aureus productoras de las toxinas TSST. Es por eso, que las nuevas normas de una cantidad de países no solamente restringe la comercialización de la leche cruda (o de productos procesados) de acuerdo al número de bacterias totales sino que especifica un máximo para alguna de ellas, como E. coli y Staphilococcus aureus. (14)

Además de afectar a la glándula mamaria, la leche contaminada pone en peligro la salud de quienes la consumen, en el caso del hombre cobra gran importancia la diseminación de bacterias causantes de enfermedades tales como: Tuberculosis, brucelosis, faringitis estreptocócica, entre otras (3)

| Epidemiología

Los agentes etiológicos de la mastitis pueden ser divididos basados en su epidemiología y su patología.

1) Los que causan mastitis contagiosa: Staphylococcus aureus coagulasa positivo, Streptococcus agalactiae, Corynebacteriumbovis y Mycoplasma spp.

2) Patógenos comunes del entorno ambiental en que viven las vacas: E. coli y Klebsiella spp., Estreptococos uberis, Staphylococcus coagulasa negativos.

3) Patógenos no comunes del medio ambiente: Arcanobacterium pyogenes, Pseudomonas aeruginosa, Levaduras, Nocardia asteroides, Algas Prototheca spp., entre otros.

| Factores predisponentes

La presencia de la mastitis depende de varios factores, entre ellos los relacionados a la genética. Es un hecho que algunas vacas presentan una mayor susceptibilidad a la mastitis que otras, los factores estructurales del canal del pezón son importantes en la regulación de la entrada de microorganismos. Algunos autores afirman que si el tono de las estructuras anatómicas de la apertura del pezón es reducido lo que es un carácter heredable, la resistencia a la entrada de los microorganismos será menor y seleccionando genéticamente vacas con diámetro pequeño del canal del pezón, la frecuencia de mastitis disminuirá.(8)

Nutricionales: La alimentación actual de la vaca lechera está destinada a mantener un alto nivel de producción; esto constituye un factor de tensión fisiológico que puede provocar mastitis clínica en vacas con antecedentes de infecciones o mastitis subclínica.

Ambientales: El estrés juega un papel importante por cambios en la temperatura como calor o frio, entre los factores más importantes en la transmisión de la enfermedad se citan los períodos muy lluviosos con formación de barro, las moscas en verano, serían vectores del C. pyogenes. (13)

Un número de factores pueden causar lesiones en la glándula mamaria o lastimar los cuartos, entre ellos, el uso inadecuado de máquinas de ordeño y corrales o instalaciones mal diseñadas o en mal estado. En lesiones de esta naturaleza, un gran número de glóbulos blancos está presente, lo que resulta en un recuento aumentado de células somáticas (Blowey y Edmondson, 1995). (4)

Higiene durante el ordeño: Los factores de trasmisión por parte del ordeñador son; falta de aseo de las manos, secar con el mismo trapo todos los pezones, el sobre-ordeño, no lavar los pezones antes del ordeño, no utilizar sellador, etc.(23)

| Clasificación de mastitis

La mastitis se clasifica en mastitis clínica, subclínica e infección latente, según el grado de inflamación.

La inflamación de la glándula mamaria se caracteriza por los signos cardinales de ésta, los cuales son tumor, rubor, dolor, calor y disminución de la función.

Clínicamente la mastitis puede presentarse como:

Mastitis Subclínica. Es aquel proceso inflamatorio que no produce los signos típicos de inflamación, calor, dolor, tumor, rubor, ni cambios macroscópicos de la secreción láctea. Para detectar este tipo de mastitis es necesario emplear métodos especiales de diagnóstico. Este tipo de inflamación es la más frecuente y la que produce mayor daño económico, como se verá más adelante.(13)

La mastitis subclínica es definida como la presencia de un microorganismo en combinación con un conteo elevado de células somáticas de la leche. (24)

La mastitis subclínica ocurre cuando un microorganismo patógeno infecta a uno o más cuartos; sin embargo, no dañan fácilmente los alveolos, por lo que es difícil detectar por el operario debido a que la ubre y la leche se ven sin ninguna alteración por lo que no se detecta de inmediato. Se puede identificar en la disminución en el volumen de la leche y conteo de células somáticas elevadas presentes en la leche. (12)

Mastitis Clínica. La mastitis clínica es una anormalidad en la glándula mamaria de la vaca y la leche, que puede ser fácilmente observada. Se caracteriza por la tumefacción o dolor en la ubre, enrojecimiento de la misma, la leche puede presentar una apariencia anormal (1), o la leche puede poseer coágulos suspendidos en un líquido claro, algunas veces los coágulos se agrupan en fibras y sangre o pus pueden encontrarse presentes. (11)

En algunos casos, hay aumento de la temperatura rectal, letargo, anorexia e incluso la muerte. Además, las bacterias están presentes en la leche, lo que reduce el rendimiento y la calidad considerablemente (1)

De acuerdo a la severidad del proceso inflamatorio podemos agruparla en forma sobreaguda, aguda, subaguda y crónica. (13)

Sobreaguda. Este tipo de mastitis produce una intensa reacción sistémica que se traduce en fiebre decaimiento, anorexia, supresión de la secreción láctea y de los movimientos ruminales. La glándula manifiesta una intensa reacción inflamatoria caracterizada por aumento de volumen, enrojecimiento de la piel, y gran sensibilidad. Un ejemplo característico es la mastitis denominada saco azul (blue bag) producida por Staphylococcus aureus.

Aguda. Se caracteriza por una gran inflamación de la glándula, a veces semejante al caso anterior, pero generalmente no hay reacción sistémica o es muy leve. (13)

La mastitis aguda, presenta un arranque repentino frecuentemente luego del parto, en la cual se presentan cambios físicos evidentes en la leche como la presencia de grumos. La secreción de leche disminuye y puede tener apariencia de suero sanguíneo. La inflamación de la glándula varia de edema ligero a inflamación dura, caliente y dolorosa, que involucra a uno o más cuartos. A menudo son evidentes signos de anorexia, depresión y fiebre. En casos severos de toxemia el animal puede presentar paraplejia similar a la observada en la fiebre de leche. (21)

Subaguda. La mastitis subaguda fundamentalmente produce cambios macroscópicos en la secreción láctea en forma de coágulos, grupos, etc. pero no existe reacción inflamatoria detectable a la exploración clínica local ni general.

Mastitis crónica. El signo principal en este tipo de mastitis es la induración de la glándula producida por la proliferación de tejido fibroso que ha ido reemplazando al tejido noble de la glándula. En este tipo de mastitis la secreción láctea generalmente es acuosa con coloración amarillenta o café. Este tipo de mastitis puede adoptar la modalidad de subclínica que en forma macroscópica aparece normal. (9)

La infección tiene más de 5 días, toda la leche sale con tolondrones, la ubre está severamente inflamada, endurecida y caliente, la vaca tiene fiebre, taquicardia, atonía ruminal, anorexia. (17)

Mastitis por Estafilococos. La mastitis producida por Staphylococcus aureus puede presentarse en cualquiera de las formas ya señaladas; sin embargo, por la importancia y sintomatología debe enfatizarse en la forma gangrenosa, denominada saco azul. El cuadro se caracteriza por una intensa reacción sistémica con hipertermia 40 – 41° C., decaimiento, anorexia, cese de la rumia y supresión de la producción láctea. La glándula en un principio está muy aumentada de volumen, hiperémica y sensible; rápidamente la coloración va tornando a un tono azulado con los pezones fríos y cianóticos.

A medida que el cuadro avanza, aparece una línea neta de demarcación entre el tejido sano y enfermo y debido a la acción necrotizante de la toxina, se produce también en las grandes venas de la glándula, lo que produce la coloración y lesión característica. Por el pezón puede eliminarse una secreción serosanguinolenta. Si se efectúa el tratamiento pertinente y se logra controlar la inflamación, posteriormente se produce el desprendimiento del tejido enfermo, quedando a la vista un tejido anfractuoso en que aparecen, colgantes, trozos de las venas trombosadas. La muerte del animal puede producirse entre 3 y 5 días. En nuestro país se presenta este tipo de mastitis con relativa frecuencia, como ha sido descrito por Palavicino (1971).

Mastitis por Coliformes. Este tipo de inflamación es generalmente producida por Escherichia coli no hemolítica, Klebsiella spp, Proteus spp. y Aerobacteraerogenes y en la mayoría de los casos se presenta una mastitis sobreaguda. La fuente de contagio es generalmente el medio ambiente y el microorganismo se multiplica con rapidez en la glándula, alvéolos, cisterna y conductos lácteos. Las bacterias coliformes no son principalmente invasoras de tejido, pero se multiplican en forma rápida elaborando grandes cantidades de toxina, la que se absorbe fácilmente, produciendo una severa toxemia. En un principio hay hipertermia que dura entre 6 y 8 horas, seguido de un colapso cardiovascular, hipotermia, congestión esplácnica, pudiendo producirse diarrea acuosa, deshidratación y alta mortalidad; se produce, además, leucopenia y un aumento considerable de células somáticas en la leche. El cuadro se presenta en forma súbita. El o los cuartos afectados pueden o no estar aumentados de volumen y aún puede presentarse de menor tamaño que el normal debido a la hipogalaxia producida por la intensa toxemia. A la palpitación, sin embargo, este aparece muy sensible.

Mastitis por Estreptococo. La inflamación producida por Streptococcus agalactiae se caracteriza por ser típicamente un cuadro crónico, con intermitencias de un cuadró agudo o subagudo. El germen no es invasor de tejido y vive en los conductos y cisterna de la glándula y el irritante es el ácido láctico o una toxina que desencadena el proceso inflamatorio. Los cambios histopatológicos comienzan a producirse en la mitad inferior de la glándula, para después invadir el resto de ésta. El tejido se fibrosa, aumentando el conectivo y estroma glandular, traduciéndose en una induración de la ubre. El proceso anterior trae como consecuencia una disminución paulatina de la producción láctea.

Mastitis por Corynebacterium. El cuadro patológico es producido generalmente por Corynebacterium pyogenes y en la mayoría de los casos se presenta como una inflamación aguda, supurada con una prevalencia baja en nuestro medio de 0,5 a 1%. En Europa se presenta con mayor frecuencia en los meses calurosos y recibe el nombre de «Mastitis de verano».

El cuadro aparece generalmente en forma brusca, cambiando de inmediato la secreción láctea, produciéndose un exudado seropurulento al principio, para después hacerse francamente purulento, con necrosis del tejido glandular, proceso que a veces se extiende a la piel y se producen trayectos fistulosos, que son característicos de este cuadro, como igualmente abscesos. Puede haber metástasis en otros órganos, como hígado, pulmón, bazo, riñón, etc. El cuadro puede hacerse crónico persistiendo por varias semanas o meses y, a veces, provoca la muerte del animal.

La inflamación produce frecuentemente una reacción sistémica más o menos intensa caracterizada por hipertermia o toxemia.(13)

| Diagnóstico

En la mastitis subclínica la ubre de la vaca permanece aparentemente sana en contraste la mastitis clínica presenta una serie de síntomas, como fiebre, enrojecimiento de la ubre, la aparición de coágulos, etc. (2)

Por lo anterior mencionado, hay una gamma de métodos que diagnostican esta infección así como también permite llevar un control preventivo en la vaca.

  • Pruebas de campo; palpación de la ubre, prueba de fondo negro.
  • Pruebas químicas; conductividad eléctrica de la leche, papel indicador de mastitis y prueba de whiteside.
  • Pruebas biológicas; prueba de California, prueba de Wisconsin, conteo de células somáticas y diagnóstico microbiológico (5. 16,)
  • Diagnóstico microbiológico basándose en métodos de aislamiento, tinciones, cultivos y pruebas bioquímicas e identificación (2)
| Conteo de Células Somáticas (CCS).

El conteo de células somáticas es un indicador del estatus de salud en cada glándula de la ubre.

Las células somáticas están compuestas principalmente por leucocitos, cuando existe algún proceso inflamatorio en la ubre, aproximadamente el 99 % de todas las células presentes en la leche del cuarto infectado son leucocitos, mientras que el 1 % restante son células secretadas en la leche, provenientes del tejido mamario.

La determinación del contenido de células somáticas de la leche, del tanque, de la vaca o de los cuartos de la ubre es el medio auxiliar de diagnóstico más importante, para juzgar el estado de salud de la ubre de un hato.

La presencia de un incremento del número de células somáticas es un indicador de inflamación, aun cuando no ha sido detectada al observar la leche de la vaca, (ejm. mastitis subclínica). Por lo tanto el número de células somáticas se utiliza como un indicador del grado de inflamación. Algunas células somáticas se encuentran presentes en ubres normalmente sanas. En vacas normales pueden existir fluctuaciones estacionales en el número de células. Bajos números de células no son por lo tanto considerados como un indicador de mastitis, altos números pueden ser indicativos de mastitis subclínicas. La mayoría de los hatos bien manejados poseen conteos de células somáticas por debajo de las 500.000 por mililitro, cuando se miden en el tanque de leche. (11)

| Prevención

Para la prevención de la mastitis, es de vital importancia mantener en excelentes condiciones la salud la ubre de todas y cada una de las vacas que están en producción en la UPA, en donde la participación de los veterinarios en la capacitación del personal (ganaderos y trabajadores) es de suma importancia; cuyo beneficio está directamente relacionado con la calidad del trabajo durante la ordeña y como consecuencia con menores casos de mastitis en las UPAS, tanto clínicas como subclínica.

| Es recomendable:

Evitar a toda costa la existencia de factores predisponentes a la presencia de mastitis; cuyos aspectos están relacionados con actividades de higiene y sanidad.

Mantener informado al personal que trabaja directamente con las vacas, pero principalmente los ordeñadores.

Revisar constantemente las indicaciones que se han proporcionado, relacionadas con el mantenimiento de la buena salud y bienestar de las vacas.

| Para que el tratamiento sea exitoso, se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos:

Que el antimicrobiano elegido sea específico, basado en el resultado de laboratorio mediante cultivo o antibiograma.

Que la concentración del antimicrobiano administrada sea la adecuada.

Que el tratamiento no sea interrumpido, hasta tener éxito en el resultado (eliminación del caso).

Administrar una terapia de soporte, cuando se requiera y sobre todo administrar el antimicrobiano específico vía infusión intramamaria, previo vaciamiento o drenaje de o los cuartos afectados. (15)

| Tratamiento

En caso de mastitis clínica, QUIMICA FARVET ofrece para la terapia el uso de una jeringa antimastítica de infusión intramamaria (local), con el producto MASTIFARVET, suspensión formulada a base de Dicloxacilina, Ampicilina y Gentamicina, más dos enzimas proteolíticas la Tripsina y Quimotripsina.

Anexo no. 1: Administración intramamaria del producto MASTIFARVET, a vaca con mastitis clínica.

Para un rápido tratamiento parenteral contra la mastitis clínica, se cuenta con el producto OLEOVET ENZIMATICO, elaborado a base de Penicilina G Benzatina, Penicilina G Procaína, de igual forma con enzimas proteolíticas Tripsina y Quimotripsina, el cual tiene la ventaja de poderse administrar tanto intramuscularmente como por vía intramamaria.

Ambos productos debido a que incorporan las enzimas proteolíticas en su formulación, en una mastitis clínica, facilitan la difusión de los antibióticos al disminuir considerablemente la inflamación y eliminación de tejido fibrinoso, incrementado la posibilidad de curación de los cuartos mamarios afectados.

| Bibliografía
  1. Acuña, M. V. L. y Rivadeneira, E. A. P. (2008). Aislamiento, identificación y antibiograma de Patógenos presentes en leche con mastitis en Ganaderías bovinas de la provincia de pichincha. Tesis:Escuela politécnica del ejército. Pp. 10- 50. 
  2. Bermeo, B. M. A. (2014). Incidencia de la mastitis subclínica bovina, en el sector soldados de la parroquia San Joaquín. Tesis Universidad del Azuay. Pp. 10-20.
  3. Blood D.C. Radostits O.M. Arundel H.J. Gay C.C. Medicina Veterinaria. México Interamericana McGraw-Hill, 1992
  4. Blowey, R. y Edmondson, P. 1995. Control de la mastitis en granjas de vacuno de leche. Acribia. Zaragoza, ESP. P 208. 
  5. Celestino, B. C. (2014). Mastitis bovina causada por Staphylococcuscoagulasa negativos. Tesis Universidad Nacional de La Plata. Pp. 13-32.
  6. Chavez A.H.R. Perdidas en la producción de leches relacionadas con la mastitis subclínica en la región de Martínez de la Torre Veracruz. (Tesis de Licenciatura) (México): Fac de Medicina Veterinaria y Zootecnia. UNAM, 1989.
  7. Cordero, L., Y Salas, José. 1994. Enfermedades de los animales domésticos. Editorial Universidad Estatal a Distancia. San José Costarica.
  8. Dohoo, I.R., A.H. Me rck, S.W. Martin. 1984. Somaticcellcounts in bovinemilk: relationshipstoproduction and clinicalepisodes of mastitis. Can. J. Comp. Med . 48:130-135. (22)
  9. Extracto de. https://actualidadganadera.com/mastitis-prevencion-y-tratamiento-en-vacas-lechera/
  10. Extracto de: http://geb.uni-giessen.de/geb/volltexte/2002/912/pdf/p020003.pdf  (26)
  11. Extracto de: http://www.ugrj.org.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=485&Itemid=138
  12. Extracto de: https://repositorioinstitucional.buap.mx/bitstream/handle/20.500.12371/13805/416716TL.pdf?sequence=1
  13. Extracto de: https://web.uchile.cl/vignette/monografiasveterinaria/monografiasveterinaria.uchile.cl/CDA/mon_vet_completa/0,1421,SCID%253D7798%2526ISID%253D414,00.html
  14. Extracto de: https://www.agro.uba.ar/sites/default/files/agronomia/la-mastitis-bovina-y-su-impacto-sobre-calidad-de-leche.pdf
  15. Extracto de: https://www.minutaagropecuaria.com/veterinaria/prevencion-tratamiento-mastitis-vacas-lecheras/ 
  16. Fernández, B. O. F., Trujillo, G. J. E., Peña, C. J. J., Cerquera, G. J y Granja, S.Y.T. (2012). Mastitis bovina: generalidades y métodos de diagnóstico. Revista Veterinaria REDVET. 13 (11): 1-11.
  17. Fernández, B. O. F., Trujillo, G. J. E., Peña, C. J. J., Cerquera, G. J y Granja, S.Y.T. (2012). Mastitis bovina: generalidades y métodos de diagnóstico. Revista Veterinaria REDVET. 13 (11): 1-11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.