Uso de Hierro en Bovinos y Porcinos


M.V.Z. José Ruiz Arredondo.
Coordinador técnico. QUIMICA FARVET S.A. DE C.V.
La Piedad, Mich., México


| Metabolismo, función y principales usos del hierro dextrán en bovinos y porcinos: la anemia como el principal enemigo

El hierro es un macro mineral ampliamente conocido y empleado en el área de producción, indispensable para el correcto funcionamiento de procesos fisiológicos necesarios para un adecuado desarrollo de los animales, sin embargo los beneficios de su uso son desconocidos, así como la función específica de este en el organismo ya que al ser un mineral esencial (que el organismo no puede sintetizarlo y requiere obtenerlo del exterior) los animales están propensos a deficiencias regularmente debido a dietas pobres o un mal manejo.

A pesar de que su uso es rutinario en los primeros días de vida del lechón muchos desconocen el motivo de este manejo así como su uso y recomendaciones para la especie bovina durante sus primeras etapas, sus beneficios para corregir problemas de anemia ocasionada por deficiencias naturales, procesos hemorrágicos, presencia de parásitos hematófagos, dietas deficientes, etc. Aunado a esto la combinación del hierro con vitamina B12 (Cianocobalamina) tiene un efecto sinérgico que ayuda a que nuestros animales tengan un mejor y correcto desarrollo. En este artículo de abordarán más a fondo todos estos temas contemplando los beneficios de la oportuna aplicación y su uso como tratamiento.

| Anemia

La anemia se define como una disminución en la concentración de hemoglobina, hematocrito, cantidad de eritrocitos y de hierro para la edad, género, especie y estado fisiológico (1)

Otra definición, la anemia dice que es la reducción de oxígeno en la sangre. Se caracteriza por una disminución en el hematocrito, masa de eritrocitos y concentración de hemoglobina en un animal normalmente hidratado. La anemia también es definida como la concentración de hemoglobina debajo del límite inferior de referencia (22)

Los principales causantes que alteran la producción de hemoglobina son la anemia ferropénica, la anemia sideroblástica (condición en la que se bloquea la adecuada incorporación y utilización del hierro) y la talasemia (anormalidades genéticas en las que se reduce la producción de globina). Los glóbulos rojos que se producen en estas tres condiciones son pequeños, distorsionados y pálidos (microcíticos e hipocrómicos) (Ebatt et al. 1986, Muñoz et al.2008). La causa más frecuente de anemia microcítica hipocrómica es la ferropenia (43)

Hay tres causas generales de anemia: pérdida de sangre o hemorragia, destrucción o lisis de los glóbulos rojos (hemólisis) y disminución de la producción de glóbulos rojos (hipoplasia eritroide). Además, la hemorragia y la hemólisis causan una anemia regenerativa mientras que la hipoplasia causará una anemia no regenerativa (4)

El origen de la anemia es multifactorial, donde la causa es la carencia de nutrientes, como el ácido fólico, vitamina B12 y de hierro.(1)

La deficiencia de cualquiera de ellos produce cambios morfológicos reconocibles en el glóbulo rojo adulto.(6, 17)

Esta clasificación es útil para determinar la causa, tratamiento y pronóstico de la anemia (5)

| Porcinos

Aunque el uso del hierro en lechones es más divulgado muchos desconocen aspectos importantes sobre este tema como los motivos de este manejo, la cantidad a administrar, el momento para hacerlo, las consecuencias de no realizar la aplicación oportuna, etc. Por lo que se abordaran estos temas contemplando también cómo identificar la deficiencia de hierro en los cerdos (ocasionada también por la aplicación de hierro de mala calidad) así como problemas que pueden acontecer cuando se aplica el hierro pero el animal posee deficiencias de otras vitaminas y minerales.

La anemia es una enfermedad que afecta principalmente a lechones porque nacen con unas reservas limitadas de hierro, que es un componente imprescindible de las células sanguíneas. (9) La anemia en los lechones es una condición de la sangre en la cual, la capacidad de transportar oxígeno, se ve sumamente reducida, generalmente por la deficiencia de hierro. (25)

La anemia de los lechones obedece a una carencia de hierro de ahí que también se la denomine anemia ferropénica. La tasa media de hemoglobina del lechón es de 80-140 g/l y un hematocrito de 25-40%. Este amplio rango de variación es debido a multitud de factores que afectan a la absorción del hierro.

El análisis de estos dos parámetros (hemoglobina y hematocrito) son los principales indicadores de la anemia ferropénica de los lechones (cuadro 1).

Esta anemia es de tipo hipocrómico (descenso de la tasa de hemoglobina) y microcítico (descenso del hematocrito), existiendo una disminución considerable de la tasa de reticulocitos y del hierro total de la sangre, con un miolograma que refleja descenso de la capacidad regeneradora de elementos de la serie roja, con inhibición de su proceso de maduración. Los hallazgos de hemosiderosishepato-esplénicos y pigmento férrico en los tubos epiteliales renales indican una dificultad en la utilización del hierro por parte del lechón.

El lechón nace con unas escasas reservas corporales de hierro (40-50 mg, de los cuales el 47% se encuentra en la sangre, el 1,6% en el bazo, el 15% en el hígado y el 44% restante en otros tejidos corporales), con lo que apenas cubre las necesidades para los 2 ó 3 primeros días de vida.

Si a ello añadimos que durante las 2 ó 3 primeras semanas de vida el lechón toma como único alimento la leche de la cerda y ésta es muy pobre en hierro, pues apenas cubre el 10% de las necesidades de hierro (el aporte de la cerda es de 1 mg/día/lechón), el que el lechón no tiene acceso a parques de tierra y el hecho de presentar un elevado potencial de crecimiento en las primeras etapas de la vida, encontraremos la causa de la gran incidencia de esta patología en las explotaciones porcinas, si no se toman las medidas profilácticas oportunas.(8)

El lechón recibe a través de la leche materna 1 mg/día y sus necesidades son de 7 mg de hierro, en promedio. Por lo tanto, esto implica que en pocos días las reservas se consumirán y los lechones sufrirán de anemia nutricional por falta de este mineral. (44)

La anemia por deficiencia de hierro (Fe) en lechones es una de las patologías más comunes en la etapa de lactancia de los sistemas productivos intensivos. Los cerdos confinados en producción industrial permanecen en jaulas y se encuentran limitados para obtener cantidades de hierro adicionales a las suministradas por la leche de la madre, a diferencia de lechones producidos en explotaciones en el exterior (intemperie) donde tienen acceso a otras fuentes de hierro como son el suelo, plantas, heces de la madre, alimento de la madre de donde obtienen el hierro necesario y evitar desencadenar un problema de anemia. (38)

La carencia de hierro provoca un desarrollo deficiente de los lechones debido a un mal aprovechamiento del alimento. Además presentan mayor predisposición a contraer infecciones secundarias, y si manifestaron anemia en algún período de su vida, la ganancia de peso posterior siempre será menor que la de sus hermanos de camada. (44)

Esto indica que se debe realizar la prevención mediante la incorporación de hierro en los primeros días de vida, especialmente en aquellas explotaciones en las cuales la crianza se realiza en confinamiento. (42, 44)

Por todo ello, la anemia de los lechones es una de las principales enfermedades nutricionales que afecta al ganado porcino en las primeras etapas, teniendo enormes consecuencias económicas, dado que ocasiona retrasos en el crecimiento de los animales (alrededor de 1,5 Kg por animal), peor aprovechamiento del pienso y en definitiva un aumento del índice de conversión.

Además de ello, ocasiona en los lechones una mayor susceptibilidad a padecer ciertas patologías como diarreas, parasitosis y enfermedades infecciosas.

Pudiendo llegar a ser la responsable de hasta el 10% de la mortalidad de los lechones antes del destete. La anemia se pone de manifiesto sobre todo, por la disminución del número de eritrocitos, por debajo de 5 millones por ml y por una bajada de hemoglobina, menos del 7%.

Además en cerdos deficientes en hierro, se aprecia una disminución en la concentración de mioglobina y la actividad citocromo C reductasa se reduce.

La intensidad de la anemia varía de unas camadas a otras, dentro de una misma granja, por lo que parece lógico pensar que existe un componente genético importante. (15)

Cuando el lechón tiene deficiencia de hierro no puede sintetizar la cantidad adecuada de hemoglobina. En el periodo neonatal el 80% del hierro está asociado con la hemoglobina. (30)

Estimula la producción de ácido clorhídrico en el estómago y el desarrollo de las microvellosidades intestinales. Esta participación en la etapa de maduración del aparato digestivo tiene una gran importancia porque contribuye a la adaptación del lechón a la alimentación sólida en el momento del destete. El hierro ionizadojuega, además, un papel protagonista como cofactor de determinadas enzimas como los citocromos, las catalasas, peroxidasas citocromo oxidasas, dehidrogenasasuccinicay enzimas responsables de la síntesis de las bases púricas (xantín-oxidasas), componentes básicos del ADN y ARN, representando uno de los factores más limitante en los procesos de síntesis celular de proteínas, y, por lo tanto, de crecimiento celular. (32, 34, 36)

Si el lechón no consigue acceder a hierro durante las 2-3 primeras semanas, disminuye la capacidad de sus glóbulos rojos para absorber oxígeno (anemia). (9)

El diagnóstico de la anemia por deficiencia de Fe se basa en los signos clínicos que incluyen: coloración pálida de las mucosas y piel, apatía general, letargo, irritabilidad, anorexia, respiración dificultosa, contracciones espasmódicas del diafragma, aumento de ritmo cardíaco y respiratorio, edema de la cabeza y los cuartos delanteros, y en los casos severos causa la muerte. (31, 40)

En relación a los parámetros productivos esta deficiencia genera disminución del peso vivo, ganancia de peso diaria y consumo de alimento, que deterioran la eficiencia de conversión alimentaria y disminuyen el crecimiento de los animales. (20)

En otro orden de cosas, diremos que antes de administrar hierro a los lechones deberíamos tener cuidado de que éstos no presenten deficiencias en vitamina E. Cualquier antecedente en la granja de avitaminosis E o cualquier evidencia previa de toxicidad por hierro habríamos de tenerla en cuenta y demorar la administración de hierro hasta al menos 24 horas tras la administración de vitamina E. Asimismo una anemia persistente en los lechones, a pesar de las dosis de hierro correspondientes, nos debe conducir a la misma preocupación.

La vitamina E se requiere para la síntesis del hemo capaz de captar cualquier hierro libre procedente de la administración parenteral a los lechones. Ante estados deficitarios de vitamina E, los niveles de hemo se ven reducidos y, por tanto, se permite que el hierro libre circule –el cual es tóxico por su elevado potencial redox-, lo que provoca la peroxidación de las membranas celulares y la necrosis, especialmente en corazón, hígado y músculo esquelético. (15)

| Bovinos

El ganado bovino sufre regularmente de enfermedades por deficiencia de minerales y vitaminas. Tales padecimientos se conocen como enfermedades carenciales. La importancia de los minerales reside en que son necesarios para transformar la proteína y la energía de los alimentos en componentes del organismo o en productos animales, tales como: leche, carne, crías, piel, lana etc.

Asimismo, dichos minerales ayudan al organismo a combatir las enfermedades, manteniendo al animal en buen estado de salud. Cabe destacar que estos se consideran como el tercer grupo limitante en la nutrición animal, siendo a su vez, el que tiene mayor potencial y menor costo para incrementar la producción del ganado.

Por lo tanto, la deficiencia de minerales en el ganado bovino puede ser la causa de que baje la producción en los establecimientos ganaderos y para el productor es difícil reconocer este problema como causa principal de este problema. (12)

En el caso del hierro, este va alterar la producción de hemoglobina, la cual es la principal sustancia del citoplasma del glóbulo rojo. Las anormalidades en la síntesis de la hemoglobina afectan el aspecto del citoplasma y, por ende, al glóbulo rojo. La hemoglobina se compone de dos partes básicas, una cadena proteínica de globina y el anillo hemo, el cual contiene hierro. Si la producción de cualquiera de estos dos elementos es anormal, se reduce la producción de hemoglobina. (6, 17, 19)

La deficiencia de hierro ocasiona en los animales una baja significativa de este mineral en las reservas en hígado, riñones y bazo; disminución de ferritina en suero y aumento en la actividad eritropoyética, por lo que el animal presenta disminución de la actividad enzimática, en la síntesis de mioglobina y hemoglobina y aumento de la glicólisis anaeróbica. Lo anterior desencadena cuadros de anemia Microcítica o hipocrómica, causando reducidas ganancias de peso vivo por baja conversión alimenticia, retraso en el crecimiento e incremento de la susceptibilidad del animal a infecciones. (27,45)

El hierro participa en varios procesos biológicos y celulares incluido el transporte de oxígeno, la transferencia de electrones y la síntesis de DNA en animales, además actúa como cofactor en varios sistemas enzimáticos Hem. (21)

Debido al desarrollo genético que han tenido los bovinos, los requerimientos nutricionales de los terneros recién nacidos han aumentado mientras que la composición de la leche o sus sustitutos es la misma. Los valores de hematocrito y hemoglobina en la sangre son por lo general bajos al nacimiento y se reducen más cuando el ternero empieza a amamantar. Si la ingesta de hierro en la dieta es baja, los niveles de hematocrito y hemoglobina pueden continuar descendiendo por semanas. (41)

La anemia en neonatos se ha considerado como una de las causas que generan un retardo en la ganancia de peso de los reemplazos, ya que se disminuye la actividad de los animales, lo que afecta su competitividad por el alimento y, por consiguiente, se ve afectado su tiempo de comida, esto supone una menor ganancia diaria de peso y una reducción de los mecanismos de resistencia del animal. (16)

Los terneros afectados por anemia son deficientes en hierro al nacer, lo que da como resultado niveles bajos de hemoglobina en las primeras semanas de vida.

Los terneros alimentados solo con leche en la actividad eritropoyética, por lo que el presentan deficiencia de hierro, debido al bajo contenido de este mineral en el calostro, el cual es alto en contenidos de calcio y globulina. (18)

La presencia de anemia en terneras recién nacidas se puede relacionar al proceso donde el feto, al momento del parto, pasa de la dependencia de la circulación materna fetal a la circulación propia en donde las terneras con anemia microcítica hipocrómica se encuentran con una menor reserva de hierro en hígado y cerebro, lo que causa una disminución del hierro sérico y del porcentaje de saturación de la transferrina, y además genera un aumento en la capacidad latente de unión de hierro. (16)

En los terneros mantenidos con una dieta pobre en hierro (leche) se desarrolla una anemia microcíticanormocrómica. (24)

Al analizar el metabolismo de hierro mediante la dinámica hemática y la ganancia de peso vivo de terneros encontraron deficiencias del mineral por observación de hipocromía en los extendidos, lo cual sugiere una deficiencia del mineral en la ración. (7, 26)

En bovinos con bajos contenidos de hematocrito y hemoglobina al nacimiento, encontraron que raciones bajas en hierro pueden acentuar la deficiencia de estos metabolitos por varias semanas. Un bajo consumo de hierro resulta en anemia y causa alteraciones endocrinas y metabólicas, aumenta la utilización de la glucosa dependiente de insulina y reduce la respuesta de ésta a la hormona del crecimiento. (3)

Loque puede desencadenardificultades fisiológicas y reducción en la ganancia de peso vivo animal. (26)

La deficiencia primaria de hierro en rumiantes adultos es muy rara debido al contenido normal o levado de este en los pastos y suelos. Sin embargo la deficiencia de hierro también es asociada comúnmente con pérdida crónica de sangre debido a la presencia de parásitos internos o externos, lesiones gastrointestinales sangrantes o defectos hemostáticos, lo que conduce a desarrollar anemia.

La anemia hemorrágica puede ser causada por endoparásitos, debido a las lesiones que originan. Parásitos tales como Teladorsagia spp. y Ostertagia ostertagi en bovinos a nivel gastrointestinal, Fasciola hepática a nivel hepático y Paramphistomumsp., en el abomaso de bovinos.

Los ectoparásitos, pueden causar anemia si la infestación es intensa. (22)

Garrapatas tales como Dermacentor spp., Rhipicephalus spp., e Ixodes spp., están diseminadas en muchas partes del mundo, el cambio climático está afectando la distribución y establecimiento de éstas y las enfermedades que transmiten, tales como anaplasmosis, babesiosis y theileriosis, causadas por hemoparásitos.

La anemia hemolítica es encontrada en infecciones por hemoparásitos tales como Theileria spp., Babesia spp. y Anaplasma spp. (5)

La coccidiosis también puede ocasionar anemia. Eimeria spp., causa serias lesiones principalmente en terneros de 1 mes de edad, Las coccidias invaden y destruyen las células intestinales del hospedero, causando anemia, pérdida de electrolitos y una pobre absorción de nutrientes. Las lesiones varían desde una hemorragia proliferativa a necrótica (23)

También, las toxinas producidas por Clostridium perfringens tipo D, C. hemolyticum y Leptospira spp.,producirán anemia hemolítica. Además, ciertas plantas, fármacos o metales pesados y la carencia de ciertas vitaminas y minerales pueden causar hemólisis.

Síndromes que cursan con enteritis hemorrágica, úlceras abomasales, trombosis de la vena cava y lesiones del tracto genitourinario. Además, los desórdenes hemostáticos primarios y secundarios pueden ser acompañados por anemia hemorrágica. (22)

La supresión de la médula ósea se origina con la ingesta de tricloroetileno extraído de la harina de soya, la intoxicación con arsénico, el uso de furazolidona y fenilbutazona, y la deficiencia de vitamina B12 y hierro, así como por la presencia de enfermedades crónicas (Singh et al., 2014)

Cuadro clínico de la anemia: Son variables los signos dependiendo de la gravedad, rapidez de instauración y causa primaria: Mucosas pálidas, Debilidad e intolerancia al ejercicio, Pulso débil o palpitante, Taquicardia, Taquipnea, Depresión, Disnea, Soplos cardiacos, Letargo. Se necesita una confirmación de laboratorio porque las anemias no siempre se acompañan de los signos clínicos típicos.(12)

| Rol del Hierro y la Cianocobalamina, en la resolución de la anemia

El hierro (Fe) es un oligoelemento indispensable para la salud animal constituyendo un elemento vital en su metabolismo, principalmente durante el proceso de respiración celular. (10)

Hierro. Desempeña varias funciones, tales como el transporte de oxígeno y su almacenamiento, regula la fagocitosis y la producción de inmunoglobulinas, participa en la respuesta inmune a través de enzimas que contienen hierro. Las mayores concentraciones de hierro son halladas dentro de los eritrocitos en forma de hemoglobina, seguida por las enzimas respiratorias porfirinas, ferritina, mioglobina y los citocromos. (37)

El hierro dextrano se utiliza para el tratamiento y la profilaxis de las anemias ferropénicas, sobre todo en animales neonatos productores de alimentos. (33)

Los derivados de dextrano por su estructura molecular en forma lineal constituyen una opción para el tratamiento clínico de animales. Esta estructura brinda un soporte inerte y completamente metabolizable por el cuerpo para el desarrollo de derivados clínicos, convirtiéndola en una excelente matriz para medicamentos de acción controlada. El complejo polimérico de hierro dextrana es, dentro de los derivados, el más difundido y utilizado en la prevención y terapia de la anemia causada por la deficiencia de hierro en mamíferos. Este garantiza que el hierro administrado sea asimilable, permitiendo al ion férrico su fácil y rápida absorción, donde la parte polisacarídica sirve de portador y controlador de su efecto. (39)

Los compuestos de hierro dextrán se utilizan con frecuencia para tratar la deficiencia de hierro y la anemia y aumentar los valores hematológicos y la ganancia de peso vivo animal. Las dosis y forma química de los suplementos férricos son variables. (7, 28, 29)

La concentración de hemoglobina en la sangre de animales saludables está entre 100 a 140 mg/L. La hemoglobina transporta oxígeno desde los pulmones hacia los tejidos periféricos, y CO2 y protones desde los tejidos periféricos hacia los pulmones para la excreción. (35)

El Oxigeno será el comburente que utilizan las células para trabajar y multiplicarse, por lo que está directamente relacionado con las defensas, las hormonas y el crecimiento corporal. (13)

Cianocobalamina. La vitamina B12 es sintetizada exclusivamente por microorganismos, no por células animales. Así, esta vitamina no es necesaria en la dieta de los rumiantes, si ellos consumen suficientes cantidades de cobalto.

Para los animales bajo estrés, enfermos o en terneros muy jóvenes, puede ser necesario ofrecer vitamina B en la dieta. Una deficiencia en cobalto también se asocia con deficiencias de la vitamina B12 y puede resultar en una retardación del crecimiento. (14)

Carencia de vitamina B12: Causas; falta en la dieta, malabsorción e incremento de las necesidades (gestación, periodo neonatal). La anemia suele ser macrocítica y normocrómica. Ambas vitaminas son necesarias para la síntesis de ADN. Su deficiencia bloquea la síntesis de éste y detiene la división celular, Disociación entre el desarrollo del núcleo y el del citoplasma. (11)

| Recomendaciones:

Tanto los terneros como los lechones jóvenes presentan por naturaleza bajos niveles de hierro, y en caso de los bovinos adultos cuando estos llegan a perder sangre por desnutrición, enfermedades parasitarias, etc., es necesario que reciban un suplemento de hierro.

El método más fácil de prevención y tratamiento es dar a los lechones y a los terneros una inyección de hierro dextrano en la primera semana de vida, esto con el fin de evitar que desarrollen anemia y apoyar la tasa de crecimiento.

La alternativa que ofrece QUIMICA FARVET, es la de dos productos a base de Hierro Dextrán, ambos adicionados con Cianocobalamina, HIERRO FARVET formulado con 100 mg de Hierro Dextrán por ml y FARION-200 formulado con 200 mg de Hierro Dextrán por ml, los cuales se absorben de forma rápida e integral por el organismo.

| Información bibliográfica:
  1. Abós, E; Cortés, MT; García, EF; García, S; Giraldo, P; Girald, M; Montañés, MA; Pérez, G; Sanz, A; Solano, V.  2004.  Guía clínica de actuación diagnóstica y terapéutica en la anemia ferropénica. Zaragoza, España, Imprenta Ibargüen, S.C.32 p.
  2. Aixalá, M; Basack, N; Deana, A; Depaula, S; Donato, H; Eandi, S; Erramuspe, B; Estrada, G; Feliú, A; Fink, N; García, E; Lazarowski, A; Musso, A; Nucifora, E; Pennesi, S; Varela, V.  2013.  Guías de diagnóstico y tratamiento.  Anemias. Buenos Aires, Argentina, Sociedad Argentina de Hematología. 481 p.
  3. Blum, J; Hammon, H.1999. Endocrine and metabolic aspects in milk fed calves ontogeny and influence of altered nutrition. Domestic Animal Endocrinology. 17:219.
  4. Boes KM, Durham AC. Bone marrow, blood cells, and the lymphoid/lymphatic system. En: Zachary JF, ed. Pathologic basis of veterinary disease. 6ª ed. Missouri: Elsevier. p 724-804.
  5. Constable PD, Hinchcliff KW, Done SH, Grünberg W. 2017. Veterinary medicine. A textbook of the diseases of cattle, horses, sheep, pigs, and goats. 11ª ed. Missouri: Elsevier. p 728-736
  6. Ebatt, BL; Lewis, SM; Lothe, F; McArthur, JR.  1986.  Anemia. Hematología para un diagnóstico básico. Atlanta, Georgia, Organización Panamericana de la Salud. 131 p.
  7. Eisa, A del M. yElgebaly, L.S. 2010. Effectof ferrous sulphate on haematological, biochemical and immunological parameters in neonatal calves. Vet. Ital. 43(3):329-335.
  8. Extracto de información de: Anemia ferropénica del lechón, A. Quiles y M.L. Hevia. Departamento de Producción Animal. Facultad de Veterinaria. Universidad de Murcia. Campus de Espinardo. 30071-Murcia.
  9. Extracto no 1; https://www.3tres3.com/enfermedades/anemia-por-deficiencia-de-hierro_6
  10. Extracto no 5: https://www.produccion-animal.com.ar/suplementacion_mineral/158-anemia.pdf
  11. Extracto no 8: http://www.orientacionalaprofesion.com/_veterinaria/pdf/ANEMIA_NO_REGENERATIVA_EN_VACUNO.pdf
  12. Extracto no 7: https://nutrimaxcr.com/ganado-bovino-enfermedades-deficiencia-de-minerales/
  13. Extracto No. 3 https://www.porcicultura.com/destacado/Consideraciones-sobre-la-evaluacion-del-hierro-en-lechones-lactantes
  14. Extracto no. 6: http://www.ugrj.org.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=389
  15. Extractro no 2 de: https://www.agrovetmarket.com/resources/investigacion_y_desarrollo/articulos_tecnicos/121_anemia_ferropenica_del_lechon_uni_murcia_espanol_bb1da8a31c.pdf
  16. Figueredo, JM; Abeledo, MA; Vega, E. 2010. Determinación de la prevalencia de anemia en terneros en un sistema de cría artificial (en línea). Revista Electrónica de Veterinaria 11(3):1-12. España. Consultado 18 abr.2017. Disponible en: http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n030310.htm
  17. Guyton, A; Hall, JE. 2011. Tratado de fisiología médica.12 ed.España, Elsevier. 1112 p
  18. Heinrinchs, A.J. 2009. Managing calf health through nutrition. En: Ruminant formula for the future: ¿Nutrition or pathology? Edit by: Sylvie Andrieu and Helen Warren. Wageningen Academic Publishers. TheNetherlands.P. 25-32.
  19. Hernández, A.  2012.  Anemias en la infancia y adolescencia.  Clasificación y diagnóstico. Pediatría Integral 16(5):357-365.
  20. Ishaya V, Ishaya M. Iron Nutrition and Anaemia in Piglets: a Review. J VetAdv. 2012; 2(6): 261-5.
  21. Ježek, J.; Starič, J.; Nemec, M.; Zadnik, T.; y Klinkon, M. 2009. Relationship between blood haemoglobin and serum iron concentrations and heart girth in pre-weaned dairy calves. Ital. J. Anim. Sci. 8(3s):151 – 153.
  22. Katsogiannou E, Athanasiou L, Christodoulopoulos G, Polizopoulou Z. Diagnostic approach of anemia in ruminants. J HellVetMedSoc 69(3): 1033-1046. doi: 10.12681/jhvms.18866
  23. Khodakaram-Tafti A, Hashemnia M. 2017. An overview of intestinal coccidiosis in sheep and goats. RevueMédVét 167 (1-3): 9-20.
  24. Merck & Co., US. 2003. The Merck veterinary manual: nutritional anemias (en línea). New Jersey, US. Consultado 1 jul. 2004. Disponible en: http://www.merckvetmanual.com.
  25. Miller E.R., Duane E.U. Anemia en los Lechones, Porcirama, 1984; 3: 25-33.
  26. Mohri, M.; Poorsina, S.; y Sedaghat, R. 2010.Effects of parenteral supply of iron on RBC parameters, performance, and health in neonatal dairy calves. Biol. Trace Element Res. 136(1):33 – 39.
  27. Mohri, M.; Sarrafzadeh, F.; Seifi, H.A.; y Farzaneh, N. 2004. Effects of oral iron supplementation on some hematological parameters and iron biochemistry in neonatal dairy calves. ComparativeClinicalPathology 13:39 – 42.
  28. Mohri, M.; Sharifi, K.; y Eidi, S. 2007. Hematology and serum biochemistry of Holstein dairy calves: Age related changes and comparison with blood composition in adults. Res. Vet. Sci. 83:30 – 39.
  29. Moosavian, H.; Mohri, M.; y Seifi, H. 2010. Effects of parenteral over-supplementation of vitamin A and iron on hematology, iron biochemistry, weight gain, and health of neonatal dairy calves.Food Chem.Toxicol.48:1316 – 1320.
  30. National Research Council, 1979. Nutrient Requirements of Domestic Animals. Nutrient Requirements of Swine, Eighth Revised Ed. National Academy of Science-National Research Council, Washington, D.C.
  31. NRC. Nutrient requirements of swine. 10th ed. Washington, D.C., National Academy Press, 1998.     
  32. Palomo Y, A.  2002. Enfermedades metabólicas en ganado porcino (en línea). Consultado 20 septiembre2004. Disponible en www.redvya.com.
  33. Plumb, D. (2017). Plumb: Manual de Farmacología Veterinaria (8va ed.). Buenos Aires.
  34. Plumb, D. 2002. Veterinary Drug Handbook (CD-Rom). 4ª Edición. U.S.A. Veterinary Teaching Hospitalspag. University of Minnesota. P. 424-425. 1 disco compacto, 8 mm
  35. Preston RR. Lippincott illustrated reviews flash cards Physiology. Filadelfia: WoltersKluwer. 416 p.
  36. Quiles, A; Hevia, M. 2003. Anemia Ferropénica del Lechón (en línea). Consultado 10 julio 2004. Disponible en www.porcicultura.com.
  37. Radwińska J, Żarczyńska K. 2014. Effects of mineral deficiency on the health of young ruminants. J Elem s 915-918. doi: 10.5601/jelem.2014.2.620
  38. Samara N. Kleinbeck and Jhon J. McGlone. Intensive Indo- or versus Outdoor Swine Production Systems: Genotype and Supplemental Iron effects on Blood Hemoglobin and Selected Immune Measures in Young Pigs. 1999. Journal of Animal Sciences. 77: 2384-2390.
  39. Sperling, D., Freudenschuss, B., Shrestha, A., Hinney, B., Karembe, H., & Joachim, A. (2018). Comparative efficacy of two parenteral iron-containing preparations, iron gleptoferron and iron dextran, for the prevention of anaemia in suckling piglets. Veterinary Record Open, 5
  40. Svoboda M, Drábek J. Iron deficiency in suckling piglets: etiology, clinical aspects and diagnosis. Folia Vet. 2005; 49:104-11.
  41. Thomas, J; Okamoto, M; Jacobson. 1954. A study of hemoglobin levels in the blood of young dairycalves and the alleviation of anemia by iron. J. DairySci. 37: 805.
  42. Tocágni, H.    Cuidado de los lechones.  Cría de cerdos, Editorial Albatros. 1993.  pp 41-42.
  43. Torrens, M. 2015. Interpretación clínica del hemograma. Revista Médica Clínica Las Condes 26(6):713-725.
  44. Vieites, C. M. Producción Porcina. Estrategias para una actividad sustentable.  1997.  Editorial Hemisferio Sur S.  A., Buenos Aires, Argentina.
  45. Volker, H. yRotermund, L. 2000. Possibilities of oral   iron supplementation for maintaining health status in calves. DtschTierarztlWochenschr 107:16 – 22.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.